En este período de pandemia, no nos hemos podido ver, saludar ni abrazar ya por mucho tiempo. Para mi, en lugar de apagar, lo que estas condiciones han hecho, es hacerme ver más cuanto les amo y extraño. Imagino que estos sentimientos sean recíprocos.

Gracias a Dios mi familia está bien! Mi esposa Ambar por ser terapista ha continuado yendo al trabajo, con mucho cuidado y precaución. Yo he quedado en casa enseñando a los niños en “homeschool” más las otras tareas de hogar e iglesia. Estamos bien de salud, gracias a Dios no nos falta nada físicamente hablando.

Con frecuencia me pregunto si estamos todos igual, y asumo que no, aunque no lo se. Antes, al vernos el domingo, aunque no habláramos en lo personal, por lo menos podía interpretar el lenguaje corporal y tener una idea; pero ahora, los “views” por Facebook son muy impersonales, se que alguien nos está mirando, pero no se quien y mucho menos cómo están, cómo se sienten. Me importa saber de ustedes y responder a las necesidades que estén a mi alcance.

Imagino que muchos se sienten solos, como si no significaran nada para nadie. Imagino que otros no tienen con quien compartir sus preocupaciones, sus temores y hasta sus alegrías. Ni se diga invitar a alguien a un café! ¿Cuantos están enfrentando depresión? ¿Cuantos están llenos de ansiedad? ¿En cuantos hogares habrán discusiones y problemas que se han aumentado por las condiciones de cuarentena? La perdida de empleo u horas laborales…la incertidumbre del mañana…ayuda si hay una necesidad auténtica….He pensado mucho en todo esto!

Bueno, primero quiero que sepan que todo esto me importa. Que pueden llamarme o textearme a mi celular (813) 340-0349. Nunca crea o asuma que estoy demasiado ocupado para atenderle; inténtelo y si estoy ocupado en ese momento, pues tendré otro para usted. Déjeme saber como puedo ser un mejor pastor para usted.

Creo que nuestro mundo no será el mismo por mucho tiempo, de modo que estamos haciendo planes para enfrentar juntos los días futuros. ¡Hoy más que nunca nos necesitamos unos a otros! ¡Siga orando por nuestra familia en la fe! No pierda la esperanza que ¡Dios está con nosotros SIEMPRE! No le de lugar al diablo ni albergue sentimientos negativos. Llame a alguien o por lo menos comente en sus posts de Facebook, las relaciones se cultivan y por algún lugar hay que empezar. Ore mucho y aproveche bien el tiempo, aprendiendo de Dios al estudiar su Palabra.

Por último, salve y actualice nuestra información de contacto, en tiempos como estos el intercambio de información es muy importante. Teléfono de nuestras oficinas: (813) 413-1716. Mensajería (texto) (813) 413-5673 o (813) 413-1882 La mensajería a estos dos números nos cuesta por cada mensaje y también lo largo del mensaje cuenta, puede textearnos sin que nos cueste nada adicional al (813) 480-8143 Wanda (secretaria) y al (813) 340-0349 Pastor Alain. Por favor también salve los correos Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. e Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Por favor revise su buzón de correo de “Spam”, “Bulk” o “Junk”, la mayoría de nuestros correos electrónicos tienen imágenes y enlaces, y además son enviados por un sistema automatizado, no manualmente, por estas razones pueden terminar en estos buzones y no en el principal (inbox).

¡Que disfrute siembre de la protección de Dios y Su dulce presencia!

En Cristo,

Alain

Pin It